Historia

Artículo extraído de La Toque-nº9-Septiembre 2009

 

 

Casino republicano de Novallas

 

Para comenzar a hablar de los orígenes del Casino Republicano de Novallas me parece importante aclarar que el edifico que hoy conocemos sito en la Calle San Antón nº 9, fue construido en dos fases distintas, lo que puede apreciarse claramente si observamos la fachada principal. La parte más antigua, que consta de un zócalo de piedra, es la que albergó la sede del citado casino. Fue posteriormente, una vez que éste había dejado de funcionar como tal, cuando se adquirió el local anexo y se construyó una nueva edificación que sirvió de ampliación a la ya existente.

 

Cómo se fundó

 

Acta de constitución del Sindicato agrícola de Novallas

El edificio no aparece escriturado hasta el año 1942, pero existen documentos privados que acreditan que ya estaba edificado en 1917. Según los testimonios recogidos, fue construido por un grupo de vecinos de esta localidad que compartían la misma ideología política y que deseaban tener su propio lugar de reunión. Este edifico se construyó por el método que aquí denominamos de “avecinar“, todos los futuros socios colaboraron en la medida de lo posible, unos cedieron el terreno, otros trajeron los materiales en carro desde Zaragoza y otros pusieron la mano de obra. Así surgió el Casino Republicano de Novallas. Aunque no hemos podido acceder a ningún documento escrito que acredite que en Novallas había un Partido Republicano, sí conocemos de su existencia, ya que disponemos del sello original del Partido Republicano Radical de Novallas, que tan amablemente nos ha donado Mª Pilar Vázquez. No sabemos si el comité local de dicho partido ya existía aquí en Novallas o si se fundó al construir esta sede, lo que sí sabemos es que el Partido Republicano Radical apareció en Aragón en 1908. Fue en 1918 cuando se inauguró el Casino Republicano de Novallas y comenzó a funcionar como sede del partido y centro sociocultural. Paralelamente y siguiendo la corriente de asociacionismo que inundaba la comarca, el 21 de junio de 1918 se fundó el “Sindicato Agrícola de Novallas” sito en este mismo edificio, del que disponemos del acta original de constitución. Es importante señalar que los miembros de la junta directiva de este sindicato, eran también socios del casino. Por estos datos y algunos testimonios sabemos que aquí convivieron estas dos sociedades, bien distintas en sus fines, pero cuyos componentes principales así como sus ideas políticas eran comunes entre ambas.

 

Cómo era

 

Fachada antes de la restauración

En la primera planta del edificio se encontraba la sede del casino republicano. Ésta constaba de un gran salón de forma cuadrada de unos 100 metros cuadrados de superficie, con altos techos y grandes ventanales, una cocina en la que se preparaban las consumiciones que después se servían en el salón y un amplio corredor con vistas a la vega del Queiles donde se ubicaba el aseo. A lo largo del salón se distribuían varias mesas en las que se acomodaban las personas que acudían a esta sede. En la parte central destacaba el pilar de hierro fundido que servía de sostén estructural, y las cuatro paredes estaban decoradas con pinturas murales de las que actualmente hemos conseguido recuperar casi la mitad de su superficie, en la decoración del techo predominaban los motivos florales. Lamentablemente no existe ninguna referencia o firma del autor al que podamos atribuir esta obra pero parece ser que la tonalidad de los colores utilizados y la época de creación apuntan a que esta técnica tenía origen en Portugal. Según el testimonio de Francisca Tutor, los socios del casino contrataron a un pintor para que realizara estas pinturas y tras concluir su trabajo el párroco del pueblo le encargó la decoración de las capillas de San José, La Virgen del Rosario y la Purísima. En un lado del salón se ubicaba el escenario que servía para realizar las diferentes actividades culturales que se llevaban a cabo en este centro.

 

Qué se hacía

 

Pinturas del Salón

Por testimonios que hemos podido recabar, se podría decir que el casino republicano era un centro sociocultural en toda regla. Disponía de un conserje que vivía en la segunda planta del edificio y que se encargaba entre otras cosas de controlar la puerta, limitando la entrada a las personas no autorizadas y a los niños cuando el espectáculo no era apto para ellos. Además de un importante local de reunión entre los socios y simpatizantes del régimen republicano y de funcionar como sede de dicho partido, en él se desarrollaban interesantes y variados eventos culturales. En el escenario de este salón republicano actuaba la banda de música y se llevaban a cabo representaciones teatrales en las que algunos vecinos del pueblo se convertían, por un momento, en aclamados actores; también actuaban bailarinas y cupletistas y se realizaban otros festejos populares entre los que tenía gran importancia el baile de carnavales.

 

Pinturas del Salón

Conocemos por la historia oral y por un artículo escrito para esta revista por Cándido Ruiz Rodrigo en junio de 2005, que en este periodo convivieron en Novallas distintos grupos políticos con sus propias sedes o locales de reunión. Además del Casino republicano existía la Sociedad de tendencia socialista sita en la plaza San Antón (casa de Zacarías y Nicolasa), la Liga de Campesinos de tendencia conservadora, ubicada en un salón anexo al Trinquete y el Casino de los ricos, que se ubicaba también en la plaza San Antón (casa de Benita).

 

Cuando dejó de funcionar

 

Fue a partir del año 1936, con el comienzo de la guerra civil, cuando el casino republicano dejó de funcionar como tal. Posteriormente sufrió una serie de reformas que dejaron en el olvido la corta pero intensa actividad que allí se había desarrollado, además de ocultar totalmente las magníficas pinturas murales que decoraron sus paredes. Así pues el 17 de agosto de 1941 abrió sus puertas la nueva farmacia del pueblo; la puerta principal del casino fue sustituida por la ventanilla de dispensación de medicamentos y el salón fue dividido en varias estancias, botica, rebotica y habitaciones para uso privado de la familia que se hacía cargo de la farmacia. Se respetaron la situación de la cocina y el corredor. La farmacia se cerró el 18 de abril de 1979 y a principios de los años 90 el piso del casino quedó deshabitado, con lo que el edificio se vio expuesto al deterioro propio del paso del tiempo.

 

HISTORIA ACTUAL

 

En agosto del año 2006, mi marido, Alfredo Val y yo decidimos adquirir el edificio y con ello emprender, sin apenas darnos cuenta, lo que sería el proyecto más importante, difícil y al mismo tiempo reconfortante que habíamos emprendido hasta el momento y que supondría un gran esfuerzo personal y económico.

 

Fachada restaurada

A los dos, nos tocan un poco lejanos los tiempos de la República, y aunque, como todos, la hemos estudiado en el colegio como parte de la historia de España, nunca hubiéramos imaginado ser propietarios de un edificio con tanta historia y en el que se desarrollaron actividades tan diversas. Tras esta breve reflexión diré que cuando compramos la casa no teníamos conocimiento de que ésta hubiera albergado la sede del casino republicano del pueblo. Sí sabíamos que había acogido la antigua farmacia, ya que como he mencionado antes, se conservaba la ventana por la que se dispensaba y algunos recipientes y frascos propios de la botica. Posteriormente, una vez iniciadas las obras de rehabilitación, y en principio como simple anécdota, fuimos conocedores de la importancia cultural y social que el edificio había tenido. Esto alcanzó más relevancia para nosotros cuando también de forma casual, descubrimos esas pinturas murales, ocultas tras múltiples capas de pintura, que tanto nos han fascinado y animado a seguir adelante con este proyecto. Fue este hecho el que determinó, de alguna manera, el futuro del edificio, pues teníamos claro que queríamos rescatar del olvido esta singular obra de arte para que pudiera ser contemplada por el público en general. Hubiéramos disfrutado convirtiendo el salón del republicano en un museo pero nos ha faltado el apoyo económico de las autoridades competentes para llevar a cabo la restauración total de estas pinturas.

 

Así pues, con nuestros propios fondos hemos logrado recuperar más de la mitad de la superficie total que originalmente decoraban el salón y hemos optado por transformarlo en la Casa Rural que hoy todos conocéis.

 

Escalera

De Casino republicano a casa rural. Cómo podéis imaginar la restauración de este edificio ha sido bastante dificultosa y como ya he mencionado antes ha supuesto un enorme esfuerzo tanto económico como personal ya que la casa es muy grande y se encontraba bastante deteriorada. Si hemos podido llevar a cabo este proyecto ha sido gracias a los conocimientos de Alfredo sobre la restauración y rehabilitación de edificios antiguos y ante todo por su pasión hacia nuestro patrimonio cultural y su empeño en recuperarlo. Ha sido él, con la colaboración de algunos gremios, el que ha dirigido y llevado a cabo esta obra. También nos hemos encargado personalmente de la restauración de todo el mobiliario, incluyendo aquí la carpintería interior y exterior del edificio.

 

Comenzamos por el arreglo de tejado y estructuras principales donde descubrimos una bella fachada construida al estilo tradicional de la época, con una base de piedra y ladrillo de mano para levantar con adobe y posterior lucimiento. Una vez que habíamos embastado el exterior le llegó el turno a la parte interna y esto iba a ser todavía más trabajoso pues queríamos conservar todo lo que allí se hallaba, desde la puerta de entrada hasta la carpintería exterior, pasando por suelos, puertas, etc.

 

Algunas veces me gusta echar la vista atrás y revisar las fotos anteriores al comienzo de las obras. Es reconfortante comprobar que nuestro esfuerzo ha merecido la pena. Así pues, a lo largo de dos años de continuado trabajo hemos logrado unir el pasado con el presente transformando lo que fue el antiguo casino republicano en una acogedora casa rural.

 

Fachada restaurada

La casa dispone de seis habitaciones dobles con baño individual, y una zona común en la que se encuentra el salón y la cocina, desde el salón se accede a un amplio corredor con vistas a la vega del Queiles. Dos de las habitaciones disponen de una terraza que también está encarada hacia nuestra magnífica vega. Esta terraza es la única parte de la casa que hemos modificado, ya que originalmente existía un tejado que limitaba la iluminación de estas dos habitaciones. En la decoración también hemos sido muy minuciosos ya que pretendemos que al entrar en la casa nuestros clientes viajen en el tiempo y se trasladen a principios del siglo XX. Todo el mobiliario es original de la época, incluidas las lámparas que iluminan las diferentes estancias. Como podréis comprobar cuando la visitéis, la instalación eléctrica es una réplica de la que existía en ese tiempo. Aunque nos hemos visto obligados a añadir algún elemento moderno para adecuarla a las necesidades de los clientes, la cocina conserva su distribución original, además de un armario despensero que también hemos restaurado, consiguiendo así la unión de antigüedad con comodidad. Por último querría agradecer la colaboración de todas las personas que han contribuido con su testimonio para hacer posible este relato e invitaros a visitarnos cuando queráis; sólo tenéis que poneros en contacto con nosotros y estaremos encantados de acogeros en nuestra casa; también podéis visitar nuestra página web:

 

www.antiguocasino.es

 

 

¡Os esperamos!

 

Mª Pilar Baquedano Bruna

 

La Toque-nº9-Septiembre 2009

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Casa Rural del Antiguo Casino Republicano. C/ San Antón 9, 50510 Novallas (Zaragoza). Tlfn 645 538 172